Un almuerzo por aquí, una merienda por allá… Cada vez es más común ver que las personas comparten fotos de comida en sus redes sociales. Algunos lo hacen para darle publicidad a un negocio y otros solo para dejar registro de su amor por la gastronomía. Sin importar cuál sea el caso, si te gusta tomar fotos de alimentos y quieres que luzcan cada vez mejor, en EFOODTRAINER te compartimos 5 tips básicos:

1. Buscar que la comida se vea apetitosa

Como en toda sesión de fotos, los modelos (que en este caso son los alimentos) deben verse perfectos.

Para conseguir buenas fotos de comida, el primer requisito es que los ingredientes del plato estén frescos y parezcan provocativos. Además, es buena idea jugar con los colores de los alimentos, con el emplatado y con la selección de la vajilla para lograr una foto más artística.

De nada vale utilizar la mejor cámara o tener un buen set, si las preparaciones no se ven apetitosas desde el inicio.

Actualmente, existe una profesión llamada food styler que se encarga de hacer el estilismo de los alimentos para que se vean deliciosos en las imágenes.  Si te gusta este tema, te invitamos a investigar más sobre él. ¡Es realmente fascinante!

2. Aprovechar la luz natural

La luz natural permite que los detalles se aprecien mejor y hace que las fotografías se vean más reales. ¡Pero cuidado! No se trata de exponer la comida directamente a la luz solar, ya que esta puede crear sombras innecesarias, distorsionar los colores y hacer que la comida se dañe más rápido.

Lo ideal es exponer el plato a la luz indirecta (puede ser la de una ventana) y buscar que los rayos incidan sobre él de forma lateral o desde atrás; de esta manera los alimentos se verán más atractivos y se podrán apreciar mejor sus características.

Si quieres tomar fotos de comida usando solo luz artificial, necesitarás más equipos y suficiente experiencia. Por ejemplo, en vez de usar un flash directo sobre los alimentos, te hará falta usar un flash lateral, un difusor y un reflector de luz para evitar que salgan brillos o sombras sobre el plato.

En la medida en que domines la configuración de tu cámara y tengas los equipos adecuados, podrás hacer mejores fotografías de alimentos. Si aún no cuentas con ellos, mejor intenta tomar fotos durante el día y ve perfeccionado tu técnica con la práctica.

3. Jugar con los ángulos

¿Alguna vez has pensado que tienes un lado más fotogénico? Pues, la comida también lo tiene.

Imagina que ves la foto de una hamburguesa desde arriba… No tendría gracia porque solo se vería la parte del pan.

Hay alimentos, como las sopas, los pasteles y aperitivos, que se ven mejor desde arriba (plano cenital o picado). Mientras que hay platos con detalles que se aprecian mejor si la cámara está a su misma altura; por ejemplo, las hamburguesas, los burritos y los panqueques. 

Al escoger el ángulo para tus fotos, piensa en qué parte de la preparación quisieran ver las personas. Muestra eso que hace especial al palto: sus ingredientes, sus colores, sus texturas…

Elegir el ángulo correcto es vital para lograr una gran foto de alimentos. Juega con la posición de la cámara y prueba diferentes ángulos hasta hallar ese en el que la comida destaca y hace agua la boca.

Tipos de planos en función del ángulo de la cámara

Foto: WWW.ELBLOGDELFOTOGRAFO.COM

4. Armar una buena composición

La composición es la forma en la que se organizan los elementos dentro de la fotografía y es muy importante para captar la atención del ojo.

A continuación, te contamos de 3 reglas de composición que podrían ayudarte a lograr mejores tomas:

  • Regla de los tercios: consiste en dividir la imagen en una cuadrícula de 9 cuadros y buscar que los elementos de mayor importancia queden en los puntos donde se cruzan las líneas. El resto de los elementos deben ir alrededor de los que se ubicaron como principales.
  • Regla de las diagonales: propone trazar una diagonal imaginaria y colocar todos los elementos a lo largo de ella; de esta manera se consigue que el ojo se pasee por la imagen de esquina a esquina.

Nota: el elemento principal debe ocupar la mayor parte de la diagonal.

  • Regla delos triángulos dorados: partiendo de la diagonal de la regla anterior (que iba de una esquina a la otra), se trazan líneas desde las esquinas que quedan libres hasta tocar la diagonal. Así la imagen queda dividida en 4 triángulos, cuyas líneas sirven de guía para colocar elementos.

5.Prestar atención al fondo

FOTO: WWW.FLOURANDFLORAL.COM

Aunque en la fotografía gastronómica la comida es la protagonista, no se puede descuidar el fondo.

En él no deberían aparecer objetos que distraigan la vista o que afeen la foto. Por lo general, se recomienda usar fondos sencillos para que el plato y la comida capten primero la atención.

Entre los fondos más comunes están superficies de tela, madera, ladrillo o mármol…Dependiendo del estilo de tu foto, deberás elegir un fondo que se vea armónico.

Como parte del fondo y de la composición, también es común usar accesorios para darle contexto a la imagen y ayudar a contar una historia. Por ejemplo: otros alimentos, bebidas, cubiertos, utensilios, flores y adornos. Solo asegúrate de no sobrecargar la imagen y que todo lo que utilices se vea en óptimas condiciones. Olvídate de un plato astillado o un mantel manchado.

¿Qué te parecieron estos 5 tips?

Si revisas con detenimiento cada uno de ellos, notarás que la base para tomar mejores fotografías es cuidar los detalles, conocer qué funciona mejor y prepararse para conseguirlo. ¡Detrás de una gran foto suele haber muchas horas de estudio y planificación!

Finalmente, si te gusta tomar fotos de comida, también te será útil ver imágenes profesionales y leer sobre el trabajo de algunos de los mejores fotógrafos gastronómicos del mundo. ¡Un poco de inspiración siempre cae bien!

0 Shares:
Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You May Also Like