Cuando las personas deciden tener una mejor alimentación, es común que se cohíban de ir a restaurantes para no caer en la tentación y romper con su dieta. Sin embargo, esta no tiene por qué ser una preocupación. Para comer saludable fuera de casa, solo hay que aprender a elegir bien los platos y, por supuesto, tener un poco de fuerza de voluntad.

A continuación, te dejamos algunas recomendaciones:

De ser posible, planifica dónde comer

Si ya has decidido tener un estilo de vida saludable, sabrás que todo es más fácil cuando te organizas.

Siempre que puedas, elige previamente a dónde irás a comer. Lo ideal es que sea un restaurante cuya propuesta gastronómica tenga ingredientes variados y de calidad.

Aprovecha que muchos negocios utilizan las redes sociales y las páginas web para mostrar su menú. También te puede ser útil revisar plataformas de reseñas o aplicaciones que recomiendan dónde comer.

Otra idea es elegir negocios de comida que originalmente tengan un concepto saludable. Por ejemplo, restaurantes orgánicos o que ofrezcan comida japonesa (esta suele ser baja en grasa y combina muchos ingredientes nutritivos en un solo plato).

Presta atención a los métodos de cocción

Esta es una de las grandes claves para comer saludable fuera de casa, ya que la forma en que se cocinan los alimentos modifica su cantidad de colorías y nutrientes.

Al ir a un restaurante, trata de pedir platos al horno, a la parrilla, al vapor, a la plancha, escalfados, asados o levemente salteados.

¿Y qué pasa con la comida frita? Aunque es muy sabrosa, no aporta ningún beneficio.

Los alimentos que se cocinan en aceite caliente tienen más grasa saturada. Ese es el tipo de grasa que afecta el peso corporal, eleva el colesterol y aumenta el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares. Por eso, es mejor eliminar las frituras o dejarlas solo para ciertas ocasiones.

Cuida las porciones

Lo ideal es elegir platos que combinen alimentos de los diferentes grupos alimenticios:

  • Verduras y legumbres
  • Frutas
  • Cereales
  • Carnes (magras), aves, pescados, huevos
  • Leche y sus derivados (preferiblemente bajos en grasas)
  • Grasas saludables

Aunque todos estos grupos aportan beneficios para la salud, según un estudio de Harvard comer 2 porciones de fruta y 3 de vegetales ayudan tener una vida más larga y saludable. Entonces, estos son grupos a los que debemos prestar mayor atención.

Si quieres comer sano fuera de casa, asegúrate de incluir una buena ración de vegetales, ya sea como entrada, como contorno o como extra en tu sándwich o hamburguesa.

Dependiendo del plan de alimentación que desees seguir, te convendrá comer más o menos cantidad de ciertos alimentos.

No olvides que un plato balanceado no es el que tiene la misma cantidad de cada alimento, sino el que tiene las porciones adecuadas para que tu cuerpo se mantenga saludable. 

Dile no a los excesos

Esto es muy importante, no solo para comer saludable fuera de casa, sino para vivir más y mejor.

Al momento de ordenar tu comida, trata de evitar alimentos con un alto contenido de sal, azúcar o grasa.

Para controlar tu consumo de sal, intenta no usar el salero. Lo más probable es que no haga falta porque las preparaciones suelen traer su punto de sal.

Tampoco debes abusar de embutidos, encurtidos y salsas como mayonesa, mostaza, kétchup y soja. Pide que no los agreguen a tu comida o que te los traigan aparte (o a un lado del plato) para servirte una mínima cantidad.

Las bebidas alcohólicas no son saludables; si aún así decides tomarlas, recuerda no excederte e intercalar su consumo con agua y algo de comer.

Además, debes prestar atención a los extras que ofrecen con las preparaciones. Algunos solo aportan calorías y no son necesarios para mejorar el sabor original de los platos.

Para evitar el azúcar, intenta no pedir gaseosas porque tienen muchas calorías y, por lo general, ningún nutriente. En su lugar, puedes ordenar agua (suena aburrido, pero es lo más saludable), una infusión aromática sin endulzante o un jugo 100% natural.

¿Y el postre? Si de verdad se te antoja algo dulce, la opción más sana sería comer una porción de frutas. De vez en cuando puedes darte el gusto de pedir un postre pequeño o uno más grande con tal de que estés dispuesto a compartirlo.  

Como ves, es posible comer saludable fuera de casa. Sin duda, toma más tiempo que elegir un plato al azar o dejarse llevar por los antojos, pero vale la pena el esfuerzo.

Comienza por hacer cambios sencillos y sé constante. Una vez que aprendas a alimentarte mejor, salir a un restaurante dejará de ser un problema y pasará a ser una opción más para disfrutar.

¿Quedaste con ganas de más recomendaciones?

Para finalizar, te compartimos 7 ideas saludables que puedes aplicar cada vez que quieras comer fuera de casa:

  1. Si tienes mucha hambre, haz una merienda saludable antes de llegar al restaurante.
  2. Cambia el pan blanco por el integral.
  3. Si vas a usar aceite, que sea de oliva.
  4. Elige leche y yogurt descremados.
  5. Si estás en un buffet, sírvete en platos pequeños para regular mejor las porciones.
  6. Come despacio y con consciencia, así te será más fácil identificar cuando estés lleno.
  7. Evita comer de más. Si sobra algo, pídelo para llevar.

¿Listo para hacer algunos ajustes en tu alimentación? El mundo gastronómico te espera con ingredientes nutritivos y sabrosos, ¡anímate a buscarlos y combinarlos!

0 Shares:
Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You May Also Like