Cuando el clima está de nuestro lado, provoca pasar más tiempo cerca de la naturaleza. Una sabrosa forma de hacerlo es organizar un picnic, invitar a los amigos y pasarla bien. Si te gusta este plan, te invitamos a seguir leyendo este artículo en el que te contaremos 5 platos sencillos para comer al aire libre.

¿Qué tienes que tomar en cuenta al escoger la comida de un picnic?

En los picnics las personas quieren probar algo sabroso, pero sobre todo fácil de comer. En este tipo de salidas es común sentarse en el suelo, comer con las manos y usar solo los utensilios necesarios.

Si no quieres llevarte la cocina entera a un simple día de campo, te recomendamos aplicar la practicidad y escoger algo que se pueda trasladar, conservar y cortar sin muchas complicaciones.

A continuación, te contamos otros puntos que deberías evaluar:

  • ¿De cuánto presupuesto dispones? Comer al aire libre no tiene por qué ser costoso. Sin embargo, es importante que definas cuánto estás dispuesto a gastar, ya que eso te permitirá evaluar diferentes opciones y organizarte mejor.
  • ¿Qué les gusta a ti y a tus acompañantes? Siempre es importante consultar los gustos del grupo para que todos disfruten por igual. ¡No olvides preguntar si alguien es vegetariano o alérgico a algún alimento!
  • ¿Cuántas personas serán? Así sabrás cuánta comida llevar.
  • ¿En qué lugar será? Conocer las características del espacio te permitirá elegir un menú más adecuado y llevar todos los implementos necesarios.
  • ¿Cómo está el clima? Dependiendo de este factor puedes hacer platos con productos de temporada que sean refrescantes o, por el contrario, que ayuden a entrar en calor.
  • ¿Cuánto tiempo durará el picnic? Sabemos que este tipo de planes no tienen un horario establecido, pero nos referimos a evaluar si será una salida por un par de horas o si se extenderá todo el día. Sabiendo esto, podrás calcular cuánta comida llevar y tomar previsiones para conservarla en buen estado el tiempo que sea necesario.

5 platos sencillos para comer al aire libre

1. Sándwiches

Son perfectos para los picnics porque se pueden comer fríos y usando las manos. Existen tantas versiones de sándwich que sería difícil decidir por una sola. Por eso, te invitamos a buscar tu favorito y disfrutarlo aire libre.

Aprovecha que los sándwiches van bien con todo (o casi todo) y súmale proteínas y vegetales para que sea una comida más nutritiva y te sacie realmente el hambre.

Por cierto, ¿sabes cuál es el origen del sándwich? Aquí te lo contamos.

2. Ensaladas

Las ensaladas son un universo aparte. No en vano se les han dedicado libros de cocina enteros y programas de TV.

Dependiendo de tu gusto y del protagonismo que quieras darle a la ensalada dentro de tu menú, puedes hacer una receta ligera como la popular caprese u optar por una ensalada con proteína y carbohidratos como la de pasta fría y atún.

También se vale jugar con los sabores y mezclar vegetales con frutas. ¿Has probado la ensalada de hojas verdes, pera y roquefort o la de manzana, lechuga y queso azul?

Recuerda que los aderezos de las ensaladas pueden dañarse rápidamente con el calor. Así que lo mejor es que los lleves aparte en envases refrigerados y que se los añadas justo antes de servir la ensalada.

3. Tortilla

Esta preparación tiene 3 grandes ventajas: es económica, sabrosa y se puede comer fría.

Una de las opciones más famosa es la tortilla española (con huevo, papa y cebolla). Sin embargo, las tortillas se pueden hacer con variedad de ingredientes: queso, jamón, espinacas, verduras, queso, jamón e incluso pescado. ¡Todo depende de tus gustos!

4. Empanadas

Recién hechas son una delicia, pero también se pueden comer a temperatura ambiente.

Las empanadas pueden ser fritas u horneadas y los rellenos varían mucho dependiendo del país donde se preparen. Entre los sabores más comunes está queso y jamón, pollo, carne y atún.

Si buscas opciones sin carne, también puedes probar haciendo un relleno de apio, roquefort y nueces o un relleno al estilo caprese con queso mozzarella, albahaca y tomate. 

5. Aperitivos

Los aperitivos son otro gran clásico de los picnics y es que son perfectos para abrir el apetito o para para picar cada cierto tiempo.

¿Cómo es un buen aperitivo? Tiene pequeñas porciones y mucho sabor. Algunas opciones que pueden funcionar muy bien para comer aire libre son bocadillos variados, mini wraps o mini tartas, bruschettas o tostadas con dips como hummus, pico de gallo o queso crema o cheddar.

¿Y las bebidas?

No, no nos hemos olvidado de ellas. Los picnics suelen hacerse en épocas donde hace calor, pero no sofocante.

Así que te sugeriremos algunas bebidas refrescantes como jugo o batidos de frutas de temporada, té helado o limonada. ¡Agrégale un toque de menta o hierbabuena a la limonada y verás cómo mejora su sabor!

Para finalizar… ¡Un toque dulce!

Como sucede en las mejores comidas, en un buen picnic no puede faltar el postre. Su elección dependerá de tus gustos y de los recursos con los que cuentes.

Si tienes una nevera portátil o cooler donde refrigerar la comida, puedes optar por postres como una ensalada de frutas, un helado o una torta fría. Sino, es preferible que lleves dulces que soporten mejor el calor como tartas, galletas, frutas enteras (no picadas en trozos), barras de cereal o muffins.

¿Te gusta ir de picnic? Cuéntanos cuáles son tus platos favoritos para comer al aire libre.

0 Shares:
Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You May Also Like