Las tablas de cocina son de esos utensilios a los que no se les suele prestar demasiada atención, ¡pero vaya que son necesarias para cortar los alimentos de forma cómoda y segura!Para darles el reconocimiento que merecen, hoy te contaremos 3 aspectos muy importantes sobre las tablas de picar: cuáles son los mejores materiales, por qué algunas tienen colores y cómo se deben cuidar.

Tener una buena tabla es tan importante como tener un buen cuchillo. Y es que contar con un soporte de calidad donde manipular alimentos es fundamental para desenvolverse mejor en la cocina.

Al momento de elegir una tabla de cortar, te recomendamos fijarte en los siguientes aspectos: material (dureza), tamaño, peso, forma (diseño), color y en la relación precio – calidad.

Las tablas no solo se usan para picar o cortar. Sobre ellas también se puede trocear, pelar, decorar y presentar alimentos.

¿Listo para conocer más sobre este utensilio tan esencial?

Mejores materiales para las tablas de picar:

Las tablas de cocina vienen en diferentes materiales. A continuación, te contamos cuáles son los más comunes:

Madera:

¿Quién no ha visto una tabla de picar de madera en su casa o en la de algún familiar? ¡Son las más tradicionales!

Entre las ventajas de las tablas de este material están su durabilidad, su acabado estético y que maltrata menos los cuchillos, pero también tienen su lado malo: son pesadas y difíciles de desinfectar.

Como la madera es un material poroso, hay posibilidad de que los restos queden atrapados en sus grietas y se produzcan bacterias. Por eso, es muy importante cuidar la higiene de este tipo de tablas y desecharlas apenas comiencen a deteriorarse con hongos o ralladuras.

Para garantizar la seguridad alimentaria y la durabilidad de la tabla de cortar, lo ideal es que la madera sea dura y de grano fino y apretado.

Bambú:

El bambú también es una madera, pero tiene características tan específicas que preferimos contarte sobre él en este apartado.

 A diferencia de la madera tradicional, la madera que se saca del bambú tiene mayor densidad por lo que absorbe menos agua. Esto dificulta que las bacterias se queden en la tabla y evita que esta se deforme o se agriete.

Las tablas de cortar de bambú también suelen llamar la atención porque tienen un acabado más delicado que las de madera rústica, así que seguro lucirán muy bien en la decoración de tu cocina.

Piedra, granito, cristal o mármol:

Estas tablas son muy duraderas, pero su desventaja es que su superficie es tan dura que puede llegar a dañar el filo de los cuchillos.

Si te gusta cómo se ven, tal vez prefieras usarla para presentar tus platos o como elemento decorativo en tu cocina.

Plástico:

Las tablas de este material son más livianas, fáciles de limpiar y no conservan olores, por eso son las más usadas en las cocinas profesionales.

Además, vienen en colores para que puedas utilizar cada tabla para un tipo de alimento y así evitar que se mezclen olores y sabores.

Hace algunos años las tablas de plástico no eran la opción más atractiva visualmente; por suerte, ahora existen diseños más modernos y en materiales sintéticos de mayor calidad.

Fibra celulosa y resina:

Estas tablas de cortar son las más nuevas en el mercado y han ganado aceptación porque combinan la resistencia de las tablas de madera y la liviandad de las de plástico.

Entre sus ventajas están que tienen un diseño estético y son fáciles de manipular y de limpiar.

Colores de las tablas de picar:

Las tablas tienen diferentes colores para poder diferenciarlas y darle a cada una un uso específico. No es recomendable cortar todos los alimentos en la misma tabla porque esto aumenta las probabilidades de contaminación cruzada y de contraer enfermedades

Si quieres mantener la higiene en tu cocina, te puedes guiar por el código que se usa en la gastronomía:

  • Blanco o gris: para pan, pastas, quesos y repostería.
  • Marrón: para carnes cocidas y fiambres.
  • Rojo: para carnes rojas crudas (res, cordero, cerdo).
  • Verde: para frutas y verduras.
  • Azul: para pescados y mariscos.
  • Amarillo: para carnes blancas crudas (pollo, pavo, entre otras).

Este código es fácil de recordar porque asocia el color de la tabla con el alimento que se picará en ella. Sin embargo, puedes tener tu propio código en casa. Lo importante es que consigas reconocer fácilmente qué alimentos puedes picar en cada tabla.

Nota: sabemos que no es muy práctico tener 6 tablas en casa, pero al menos se debe separar una para alimentos crudos y otra para cocidos.

¿Cómo cuidar las tablas de picar?

El cuidado de las tablas dependerá del material del que estén hechas. A continuación, te dejamos algunas recomendaciones generales para mantener en buen estado cualquier tipo de tabla de picar:

  • Lava la tabla con agua caliente y jabón después cada uso (si el fabricante de la tabla lo especifica, puedes meterla en el lavavajillas).
  • Luego de lavarla, sécala muy bien con un paño limpio o déjala escurrir y secar al aire libre.
  • Si la tabla es de madera, puedes pasarle una servilleta con aceite mineral una vez al mes para mantener su color natural y protegerla. Solo debes untarla varias veces (hasta que veas que el aceite penetró la madera), dejarla reposar unos minutos y luego lavarla como de costumbre.
  • Conserva tus tablas en espacios aireados. Evita guardarlas en cajones porque allí es más fácil que acumulen humedad.
  • Cada cierto tiempo, limpia las tablas en profundidad usando agua hirviendo o frotándolas con sustancias que reduzcan la multiplicación de bacterias. Por ejemplo: jugo de limón, sal gruesa o bicarbonato.
  • Evita golpear la tabla de forma brusca, hacerle cortes muy profundos o ponerle objetos pesados encima.
  • Mantén la tabla lejos de fuentes de calor, así evitarás que se deteriore y prevendrás accidentes.

¿Conocías todos estos detalles sobre las tablas de picar? ¿Cuál comprarías para tu hogar?

Si estás por equipar tu cocina, te invitamos a leer:

0 Shares:
Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You May Also Like