Si te gusta todo lo relacionado con nutrición y cocina, seguro ya habrás oído hablar de los famosos (y polémicos) “superalimentos”. En este artículo te contamos qué son y por qué se han hecho tan populares en los últimos años. Además, te compartimos cuáles de ellos vale la pena meter en el carrito de compras porque son sabrosos, versátiles y elevarán el valor nutricional de tus comidas.

¿Qué son los “superalimentos”?

Los “superalimentos” son alimentos que han ganado popularidad por cumplir con dos características: tener un valor nutricional superior al de otros alimentos (por lo que se asume que son beneficiosos para la salud) y pocas calorías.

Algunos de estos alimentos, como las semillas de chía, el matcha o las bayas de goji o el açai, también dan de qué hablar porque resultan poco comunes o exóticos para las personas. Sin embargo, son productos que han existido desde hace muchísimos años y que, dependiendo de la zona geográfica y la cultura, son más o menos consumidos.

Este último punto es importante porque el término “superalimentos” tiene que ver más con marketing que con ciencia. De hecho, los especialistas prefieren hablar de alimentos muy saludables o nutritivos, ya que usar “superalimentos” puede reforzar la falsa creencia de que hay productos con propiedades –casi– milagrosas.

Por ejemplo, en un artículo publicado en 2018 por el diario El País, se habla de que los superalimentas son una farsa y que son percibidos como una solución fácil y alternativa para contrarrestar una dieta inadecuada o malos hábitos.

En este sentido, es importante destacar que el consumo frecuente de uno o varios “superalimentos” no basta para tener un impacto significativo en el bienestar, ya que la base de una vida saludable es una dieta balanceada y variada.

Por muy saludable que parezca un alimento, antes de consumirlo, siempre es importante considerar su origen, evaluar su forma de preparación y consultar con un especialista cuáles podrían ser sus efectos (sobre todo si se padecen ciertas enfermedades).

Como ves, el concepto de “superalimentos” es un poco polémico; por eso, antes de hablar de algunos de los alimentos que entrarían en esta categoría, quisimos aclarar que estos productos no tienen propiedades increíbles, solo son una gran opción para complementar una alimentación equilibrada y rica en alimentos de diferentes grupos.

7 “superalimentos” que vale la pena meter en el carrito de compras

A continuación, te presentamos 7 opciones de “superalimentos” que pueden ajustarse a diferentes gustos y presupuestos. Sin embargo, recuerda que existen muchos alimentos nutritivos. Por eso, te invitamos a complementar esta lista con los alimentos más saludables que se producen en tu región según la temporada.

1. Kale:

En español es conocida como col rizada y se recomienda consumirla lo menos cocida posible para conservar su valor de fibra, proteínas y minerales. Este vegetal también es muy rico en Vitamina C y antioxidantes.

Si es complicado conseguir este alimento en tu región, puedes sustituirlo por algunas verduras de hoja verde oscuro como coliflor, brócoli, acelgas, berro, espinaca y coles de Bruselas.

¡Es muy fácil introducir el kale y otros vegetales de hoja verde en tu alimentación! Inténtalo a través de ensaladas, sopas, cremas, tartas y tortillas.

2. Almendras:

Estos frutos secos son una fuente natural de Omega 3 y también son riquísimos en vitamina E, por eso se consideran una gran fuente de antioxidantes. Además, contienen proteínas, fibra soluble e insoluble, magnesio y grasas buenas (monoinsaturadas).

Para incluir las almendras en tu dieta diaria, puedes comerun puñado como merienda o agregarle un poco a tus ensaladas y postres para darles un toque crujiente.

3. Kiwi:

Esta fruta contiene proteínas, fibra, antioxidantes y buenas cantidades de potasio y Vitamina C. Sin embargo, puede ser difícil de encontrar en ciertas zonas, ya que se considera un poco exótica.

Si quieres obtener nutrientes similares a los del kiwi, puedes probar bayas frescas y deliciosas como las fresas, las frambuesas y los arándanos. ¡Son perfectas en el desayuno o en la merienda, acompañadas de otras frutas o cereales!

4. Aceite de oliva:

El aceite de oliva es considerado el “oro líquido” de nuestra época y siempre entra en la lista de los “superalimentos”. ¿La razón? Contiene vitaminas, minerales y sobre todo ácidos grasos que podrían mejorar los niveles de colesterol y ayudar a reducir el riesgo de padecer enfermedades del corazón.

Existen diferentes tipos de aceite de oliva. Nuestra recomendación es invertir en uno de muy buena calidad (preferiblemente extra virgen) para aprovechar los beneficios del aceite y disfrutar de su verdadero sabor.

Recuerda que el aceite de oliva se puede usar para cocinar y también como aderezo.

5. Ajo:

Este alimento es famoso por tener componentes que actúan como antibióticos naturales. Además, puede ayudar a reducir el riesgo de enfermedades cardiacas, descongestionar las vías respiratorias y desinflamar y desintoxicar el organismo.

El ajo es perfecto para adobar todo tipo de carnes y también para preparar guisos, sofritos, salsas y aderezos; así que no dudes en meterlo en tu carrito de compras la próxima vez que vayas al mercado.

Dato: para aprovechar al máximo los nutrientes del ajo, no olvides consumirlo crudo o poco cocido.

6. Pescados grasos:

Los pescados grasos, también conocidos como pescados azules, suelen ser bajos en calorías y tienen un buen contenido de Omega 3, vitaminas y minerales.

En este grupo entran el salmón, la sardina, las anchoas, la caballa, el jurel, la trucha y el atún.  Estos pescados tienen un mayor porcentaje de grasas no saturadas (grasas buenas) que otros como la merluza o el bacalao.

7. Cereales integrales:

Los cereales integrales son aquellos a los que no se les quita el salvado ni el germen. Son la opción más saludable porque justo en esas partes del grano se concentran la mayor cantidad de fibra y nutrientes.

Uno de los “superalimentos” más famosos en esta categoría es la avena porque tiene un alto contenido de proteínas con respecto a otros cereales. Sin embargo, también puedes incluir en tu lista de compra otros cereales integrales como el arroz, la cebada o el centeno.

¡Ah! Y si eres fanático de las pastas y los panes, también puedes elegir los que se hacen con harina integral porque alimentan más.  

¿Qué te parecieron estos “superalimentos”? Ahora que sabes un poco más sobre ellos, anímate a incluirlos en tus recetas y a crear súper platos. ¡Pero cuidado! Cuando hablamos de súper platos no nos referimos a platos repletos de comida, con ingredientes caros o una presentación perfecta, sino a platos armados con ingredientes naturales y saludables que te brinden las colorías y nutrientes necesarios para cuidar tu salud.

0 Shares:
Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You May Also Like