Cuando se trata de experimentar sabores por primera vez, es mejor ir por lo seguro. Por eso, en este artículo queremos contarte algunos platos que combinan dulce y salado y que son perfectos para variar el menú de la semana o sorprender a algunos invitados. Si te animas a descubrir cuáles son, sigue leyendo…

Queso azul y peras (o manzanas)

El queso azul tiene un sabor fuerte y salado que contrasta muy bien con la dulzura de las peras y manzanas (sobre todo con la manzana verde).

Puedes aprovechar esta deliciosa combinación en muchos platos. Por ejemplo, en una ensalada que incluya hojas verdes (apio, lechuga, escarola, rúcula o una mezcla de todas las anteriores), trozos de queso, pedazos de manzana y algunas nueces picadas.

Otras alternativas en las que puedes usar queso azul y peras / manzanas son un dip, una salsa para pastas, el relleno de un sándwich o incluso una pizza.

Dátiles y tocino

Esta receta de dulce y salado va perfecta como aperitivo, ya que se prepara superrápido.

Primero, precalienta el horno. Luego, toma los dátiles y hazles una abertura por el lado para retirarle el hueso. Después, usa una lámina de tocino para envolver cada dátil. Si quieres, puedes utilizar un palillo para asegurarte de que ambos ingredientes se mantengan juntos durante la cocción.

Por último, pon los dátiles en una bandeja con papel para horno y hornéalos durante 10 minutos a temperatura media. Para que queden bien dorados, te recomendamos darles la vuelta y hornearlos unos minutos más, solo cuida que no se queme el tocino.

¡Listo, ya los puedes servir bien calientes! ¿Viste qué receta tan fácil?

Aunque no lo parezca, el tocino es uno de los alimentos salados más versátiles. Te sorprenderías al comprobar lo bien que sabe en recetas dulces como los panqueques o en forma de mermelada.

Dato: la mermelada de tocino fue una de las recetas más buscadas durante el 2021 en Estados Unidos. Y no lo decimos nosotros, lo reveló Google.

Plátano maduro y queso blanco

Esta es una de las combinaciones de dulce y salado más populares en algunos países de Suramérica. Para conseguir que quede deliciosa es importante que los plátanos estén maduros (dulces). Un modo de saber si están así es revisando si su piel está oscura y si se sienten blandos al tacto.

Para preparar plátanos con queso puedes elegir el queso de tu preferencia, pero te recomendamos usar uno blanco, que se pueda picar con facilidad y que tenga un punto medio de sal para realzar el sabor del plátano. Si buscas un sabor como referencia, el del queso mozarela puede funcionar.

Ahora bien, la receta básica consiste en pelar los plátanos y cocinarlos al horno, asados o hervidos, para luego abrirlos por la mitad verticalmente y rellenarlos con mantequilla y queso.

Otra manera de cocinarlos es tomar el plátano maduro y cortarlo en forma de tajadas, freírlo y finalmente cubrirlo con el queso blanco rallado que, poco a poco, comenzará a derretirse. ¡Delicioso!

Tips: si quieres subir el nivel de sabor de esta receta, te recomendamos agregarle clavos de olor y caña de azúcar rallada al plátano al momento de hervirlo, asarlo u hornearlo.

IMPORTANTE: aunque se parecen mucho, el plátano es diferente a la banana y debe cocinarse antes de consumirse.

FOTO: WWW.ARTICULOS.ELCLASIFICADO.COM

Melón con jamón

Esta dupla de dulce y salado es bastante famosa alrededor del mundo. ¿La has probado?

Queda muy bien si se usa melón maduro y frío (directo de la nevera) picado en rodajas más o menos gruesas y jamón serrano o un jamón crudo o curado.

La puedes servir en una tabla como aperitivo para picar o en una ensalada con rúcula, lechuga y una vinagreta con aceite de oliva, aceto balsámico, sal y pimienta.

Pescado y salsa de mango

Para esta combinación de dulce y salado se suele usar pescado blanco, ya que tiene un sabor suave. Merluza, mero o lenguado son buenas alternativas.

Las recetas de salsa de mango varían, pero por lo general se hace con mango maduro licuado con agua y luego cocinado con otros ingredientes al gusto. Algunos que quedan muy bien con esta fruta son: ajo, jengibre, sal, pimienta, jugo de limón y aceite de oliva.

Otro ejemplo donde esta combinación de sabores dulces y salados se luce es el ceviche de pescado blanco con mango.

¿Qué te parecieron estos platos entre dulce y salado? Como ves, se tratan de recetas deliciosas y saludables porque aprovechan todos los nutrientes de las frutas y su dulzura natural. ¿Cuál de ellas te animarás a probar primero?

0 Shares:
Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You May Also Like