Antes de que llegara el 2020 y todos sus imprevistos, ya la Organización Mundial de la Salud (OMS) consideraba el estrés como una epidemia global.

Con el COVID-19 y las medidas de confinamiento, la incertidumbre aumentó y las personas tuvieron que adaptarse a situaciones a las que jamás se habían enfrentado. Una de ellas fue pasar la mayor parte del tiempo en casa y aprender a lidiar con el estrés sin poder salir de ella.

Aunque el aislamiento ya pasó, aún hay quienes piensan que para sentir calma deben salir de su hogar, viajar o tener un gran presupuesto para gastar en tratamientos especiales; pero la verdad es que la tranquilidad no depende de esos factores.

Todos los especialistas del mundo del bienestar coinciden en una cosa: el hogar debe ser un espacio en el que las personas puedan relajarse y sentir paz TODOS LOS DÍAS.

Por eso, en EFOODTRAINER queremos compartirte algunas técnicas de relajación que puedes hacer en tu casa cada vez que lo necesites.

¿Por qué es importante relajarse?

Aunque a veces no nos demos cuenta, estar en constante estado de alerta afecta nuestra salud física y mental, nuestra productividad en el trabajo y hasta nuestra forma de relacionarnos con los demás. 

Además, el estrés aumenta las probabilidades de padecer diabetes, enfermedades infecciosas y cardiovasculares. Por eso, es importante tomar consciencia de que la relajación, más que un gusto, es una necesidad.

Liberar nuestro cuerpo y nuestra mente de tensiones tiene grandes beneficios físicos: disminuye la presión arterial, la frecuencia cardíaca y los dolores producto del estrés. Además, mejora el funcionamiento del sistema digestivo y reequilibra los niveles neuronales.

Relajarse también ayuda a que las personas gocen de salud mental y mejoren su calidad de vida, ya que esa sensación de calma favorece el descanso y reduce la ansiedad y la angustia.

Ahora que sabes lo importante que es tener momentos de paz en tu cotidianidad, te contaremos algunas actividades que puedes hacer dentro de tu casa para relajarte.

  • Meditación

Esta es una de las técnicas de relajación más usadas por sus grandes beneficios.

El objetivo de la meditación es conectarse con el momento presente y ser más conscientes de nuestro cuerpo, nuestra sensaciones y pensamientos sin juzgarlos.

La meditación es de mucha ayuda para las personas con problemas de ansiedad, depresión, estrés, baja autoestima y falta de concentración.

¿En qué consiste la meditación? En poner toda tu atención en la respiración, inhalando y exhalando de forma lenta y profunda. Es importante que controles la respiración y que la lleves a un ritmo con el que te sientas cómodo.

Recuerda sentarte con la espalda erguida y respirar por la nariz, verificando que tu abdomen se infle y se desinfle cada vez que inhales y exhales.

Mientras respiras, trata de mantener tu mente en blanco y si te llega algún pensamiento u ocurre alguna distracción, no te frustres y trata de concentrarte nuevamente en la respiración.

Si nunca antes has meditado, puedes comenzar tratando de meditar entre 3 y 5 minutos al día y usar videos de meditaciones guiadas especialmente para principiantes.

Al principio te puede costar meditar, pero todo es cuestión de práctica. Una vez que te familiarices con la técnica podrás hacerlo por 20 – 30 minutos al día y disfrutarlo plenamente.

  • Reír

Puede que pienses que reír no es una técnica de relajación, pero vaya que tiene efectos positivos en nuestra salud.

Sonreír genuinamente ayuda a que el cerebro libere endorfina, serotonina y dopamina, tres sustancias que relajan el cuerpo y disminuyen la tensión arterial.

Por eso, entre tus actividades para relajarse en casa asegúrate de incluir algunas que te saquen una sonrisa y te generen placer. Por ejemplo: ver una serie graciosa, leer alguna historia de humor, ver un stand up comedy o compartir con personas que te pongan de buen ánimo.

  • Hacer ejercicio

Estirar los músculos y relajarlos ayuda a liberar la tensión del cuerpo. Por eso, realizar ejercicio físico es una de las claves para reducir el estrés.

Una buena manera de hacer ejercicios de relajación es comenzar por contraer y aflojar los músculos de la cabeza a los pies, de forma ordenada y concentrándose en cómo cada parte del cuerpo se va relajando poco a poco.

Otro de los ejercicios que puedes hacer en casa son las prácticas de yoga. Al igual que la meditación, hay diferentes niveles de complejidad. Puedes comenzar por el más básico e ir incrementando la dificultad a medida que te sientas cómodo.

Nota: es importante que elijas una actividad que te guste, para que puedas practicarla con regularidad. ¿Qué tal saltar la cuerda, bailar, subir y bajar escaleras o una rutina de entrenamiento que te permita moverte y sudar un poco?

  • Colorear

¿Hace cuánto tiempo no coloreas? Esta es una actividad que puede resultar muy relajante tanto para niños como para adultos.

Los movimientos suaves y continuos que se realizan al colorear espacios definidos ayudan a mantenerse concentrado solo en esa actividad y a desconectarse temporalmente de pensamientos que pueden afectar el bienestar.

También hay quienes prefieren dibujar espontáneamente para liberarse del estrés. Por ejemplo: si te sientes tenso, recomiendan dibujar patrones (figuras similares que tengan un orden); si necesitas concentrarte, dibujar usando puntos; y si estás agotado, dibuja paisajes.

Incluso, hay quienes usan colorear mandalas como una herramienta de autoconocimiento, que permite conectarse con uno mismo y tomar consciencia de ciertos estados emocionales.

¿Qué te parecieron estas técnicas de relajación? ¿Probarías alguna?

Meditar, reír, hacer ejercicio y colorear son prácticas sencillas que puedes hacer en casa, sin invertir demasiado tiempo o dinero. ¡Solo hace falta disposición!

Y, hablando de disposición, recuerda que cada persona es un mundo. Así que, si no te identificas con alguna de estas actividades, te invitamos a explorar nuevas opciones y a identificar qué te genera paz a ti.

Quizás prefieras probar un nuevo hobby como hacer tu propio huerto en casa, cocinar, escribir diariamente sobre tus experiencias o crear una rutina de autocuidado que incluya escuchar música relajante y un buen baño caliente. ¡Eso nunca falla!

0 Shares:
Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You May Also Like