Una de las grandes preocupaciones que ha dejado el coronavirus es la crisis económica mundial y el aumento del desempleo.

Para evitar que esta situación afectara a los negocios de Estados Unidos, en marzo de este año la Agencia Federal de Pequeños Negocios (conocida como SBA por sus siglas en inglés) lanzó un Programa de Protección de Pago, con el que muchas empresas se beneficiaron y lograron mantenerse a pesar de la pandemia.

Hoy queremos contarte en qué consistía este programa y qué buscaba.

El programa nació como un incentivo para las empresas

El Programa de Protección de Pago (conocido como PPP: Paycheck Protection Program) tenía como finalidad otorgarle préstamos a las pequeñas empresas para que pudieran conservar a los empleados dentro de su nómina.

Este programa fue aprobado como parte de La Ley de Ayuda, Alivio y Seguridad Económica (Ley CARES por sus siglas en inglés) que se promulgó en marzo de 2020 para ayudar a las personas y empresas afectadas por el coronavirus (COVID-19). 

En general, para aplicar a este préstamo se podía presentar la solicitud a través de un prestamista de la Agencia Federal de Pequeños Negocios (SBA), de instituciones de depósitos, cooperativas de créditos aseguradas federalmente o instituciones del Sistema de Créditos Agrícolas.

¿Quiénes calificaban para el programa?

Al Programa de Protección de Pago podían optar las pequeñas empresas, las empresas unipersonales, los contratistas independientes y quienes trabajaban por cuenta propia.

En el caso de las empresas, calificaban todas aquellas que estuvieran definidas como “pequeñas” según el estándar de a SBA, que tuvieran 500 empleados o menos, incluidas las organizaciones de veteranos y organizaciones sin fines de lucro.

Características del programa

  • Todas las pequeñas empresas pueden optar al préstamo.
  • Los prestamos tenían una tasa de interés de 1%.
  • No se requerían avales ni garantías personales.
  • Los prestamos podían ser de hasta 2.5 veces el costo de nómina mensual promedio. Siendo $10 millones el monto máximo a otorgar.
  • Los préstamos que se otorgaban antes del 5 de junio vencían en 2 años, mientras que los otorgados después de esa fecha tienen vencimiento a los 5 años.
  • La solicitud del préstamo no tiene ningún cargo.
  • Los prestamos podían ser condonados si se cumplen con la retención de empleados y los fondos se usan para los gastos que establece el programa. Más adelante te contaremos más sobre este tema.
  • Los pagos de los préstamos se prorrogaban hasta que la persona solicitara la solicitud de condonación y la SBA le indicara la cantidad que sería perdonado. Si la persona no solicitaba la condonación, el pago se prorrogara a 10 meses después de que finalizara el período de cobertura del préstamo.

Un préstamo que podía convertirse en una ayuda económica

Una de las grandes ventajas de este programa era que el préstamo podía quedar totalmente “perdonado” o pagado, si 75% del dinero se utilizaba para pagar la nómina de empleados y el resto para pagar servicios públicos, intereses hipotecarios, utilidades y arriendo.

Otra condición para que el préstamo se convirtiera en una subvención era que el dinero se gastara entre los 2 y 6 meses después de que se otorgara.

Si el empleador cumplía todos estos requisitos y lograba mantener sus empleados (y sus niveles salariales), quedaría libre del pago del préstamo. En cambio, si reducía su plantilla de tiempo completo o bajaba los sueldos, también el monto de “perdón” se disminuía.

Al momento de realizar la solicitud, las personas debían certificar que gastarían los fondos de la forma adecuada. Si se descubriera que los fondos se usaron para asuntos diferentes a los que establece el programa, la empresa podía ser acusada de fraude.

Los requisitos para optar por el Programa de Protección de Pago variaban dependiendo de cada estado y las empresas tuvieron desde 3 abril hasta el 8 de agosto de 2020 para postularse.

Según un informe de la SBA, para julio de este año se habían aprobado 4.909.927 préstamos, con un promedio de 105.389 dólares por préstamo.

Si tienes una pequeña empresa que se ha visto afectada por el COVID-19 y quieres saber a qué otros programas de préstamos puedes acceder actualmente para sostenerla, te recomendamos visitar la página oficial de la Agencia Federal de Pequeños Negocios (SBA).

Antes de postular a tu empresa a cualquier programa, recuerda informarte bien sobre sus características y asesorarte con especialistas en recursos humanos, derecho y administración para tomar decisiones que realmente beneficien tu negocio.

0 Shares:
Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You May Also Like