Durante la pandemia del COVID19 uno de los sectores más afectados ha sido el gastronómico. Alrededor del mundo miles de bares y restaurantes se vieron obligados a cerrar durante meses y a esperar que la crisis sanitaria se controlara para poder reabrir sus puertas, no sin antes hacer una serie de cambios. Hoy te contaremos qué medidas de seguridad han tomado los restaurantes a raíz del coronavirus.

  • Uso obligatorio de tapaboca o mascarilla

El uso de tapabocas que cubra la nariz, la boca y la barbilla es una medida de seguridad que se le ha impuesto tanto a los clientes, como a los trabajadores de los restaurantes.

A los empleados se les ha pedido que lo utilicen en todos los espacios de trabajo como parte de su uniforme. Mientras que a los clientes se les ha exigido que lo utilicen al ingresar al local y durante su permanencia. Claro, solo se lo pueden retirar para ingerir alimentos o bebidas (si ya está permitido el consumo de alimentos dentro del local).

  • Distanciamiento físico

Para resguardar que se mantenga el distanciamiento físico, los restaurantes han delimitado las zonas de circulación y han tenido que ubicar.

Esto ha sido complicado para los negocios que funcionan en espacios pequeños o que no cuentan con un área exterior, ya que los ha forzado a reducir el aforo de su local (lo que se traduce en menos ganancias).

Algunos establecimientos también han invertido en hacer ajustes en su mobiliario y zonas de trabajo, incorporando separadores de plástico o vidrio que se pueden limpiar con facilidad. Este tipo de divisores es muy útil en zonas donde se dificulta cumplir con el distanciamiento, por ejemplo: cajas registradoras o áreas de la cocina.

También hay quienes han optado por hacer que sus comensales cumplan con el distanciamiento físico de una forma muy, pero muy, creativa. Por ejemplo, en Holanda, un restaurante mandó a diseñar pequeñas cabañas de vidrio para que las personas pudieran disfrutar de una linda vista y comer a gusto sin miedo a contagiarse.

Foto: REUTERS/Eva Plevier

También está el caso de un restaurante en Maryland, Estados Unidos, que creó mesas rodantes gigantes para garantizar que se conservara el distanciamiento físico. Lo más curioso es la forma de estas mesas: ¡parecen llantas o flotadores de piscina!

Foto: REUTERS/Kevin Lamarque

Algunos restaurantes han utilizado cinta para señalizar el piso de sus espacios piso y garantizar que se mantenga la distancia recomendada.

  • Refuerzo de las medidas de seguridad e higiene

Los trabajadores deben lavarse las manos frecuentemente. Si bien esta medida siempre se ha aplicado para quienes trabajan directamente con alimentos, durante la pandemia se volvió una norma para todas las personas que laboran en restaurantes, sin importar la actividad que desarrollen.

En cuanto al uso de guantes, es una medida válida, siempre que la persona se los cambie a menudo y se lave las manos antes de ponerse un nuevo par. Se recomienda sustituir los guantes después de realizar cualquier actividad que no esté relacionada con alimentos. Por ejemplo: abrir una puerta, vaciar la papelera, tocarse la cara o tomar el teléfono.

Los guantes desechables dan una falsa sensación de seguridad, pero la verdad es que se pueden contaminar como cualquier otra superficie. Por esta razón muchos establecimientos prefieren no exigir su uso.

El uso de guantes no implica reducir el lavado de manos, esta última es la medida más eficaz contra las infecciones.

Por su parte, a los clientes se le ha brindado el acceso a alcohol en gel en espacios comunes. Así como los recursos necesarios para el correcto lavado de las manos dentro de los baños: agua, jabón, toallas desechables o secadores.

La desinfección de todos los espacios del restaurante debe hacerse varias veces al día. Algunos negocios han asumido esta tarea ellos mismos para ahorrar dinero y han establecido cronogramas de limpieza, mientras que otros han preferido contratar empresas especializadas en el área.

Según las instituciones que han diseñado protocolos de seguridad para restaurantes, la frecuencia con la que se deben desinfectar los espacios debe ser acorde a la cantidad de personas que circulen por ellos. Los lugares de mayor cuidado son aquellos que se tocan muy a menudo: cajas registradoras, manilla de las puertas, grifos, mesas, barras, bandejas, etc.

  • Cambios en la forma de prestar el servicio

Los bares y restaurantes que han permanecido abiertos a pesar de la pandemia lo han logrado a través de la reinvención. La mayoría de ellos buscaron la forma de seguir prestando sus servicios reduciendo el riesgo de contagio para sus clientes y trabajadores.

Las soluciones más comunes fueron vender comida solo para llevar y prestar el servicio de delivery (para lo cual también debieron prepararse logísticamente). Incluso, hay locales que decidieron ampliar sus servicios y vender productos frescos para poder seguir abiertos durante la cuarentena.

Para los restaurantes tipo bufé, uno de los sectores más afectados en Estados Unidos, la opción ha sido optar por servir un menú a la carta o vender porciones de comida en envases.

Una vez que pudieron abrir, otro de los protocolos que implementaron los restaurantes tras el coronavirus, fue habilitar un sistema de reservas online o por teléfono para planificar cuántas personas visitarán en local y evitar que las personas se aglomeren.

En esta fase de reapertura también se ha promovido el uso de sistemas de pago electrónico para evitar la manipulación de dinero y se intentó reducir el riesgo de contagios sustituyendo el uso de elementos que, por lo general, pasaban por las manos de muchos comensales. Por ejemplo: los menús, los saleros o envases con salsas. ¿Cuál ha sido la alternativa? Entregar condimentos en formatos individuales y escribir el menú en carteles, pizarras, atriles o mostrarlo en formato digital.

  • Campañas informativas

Para que los restaurantes funcionen pese al coronavirus han necesitado de la colaboración de su personal y, por supuesto, de los clientes. Por eso, la mayoría de ellos han formado a su equipo de trabajo para que pueda protegerse mientras labora.

Otra medida ha sido desarrollar campañas internas y externas para difundir las medidas de prevención dentro del local. Los medios más comunes para difundir esta información han sido carteles en las zonas más visibles del restaurante, las redes sociales y las páginas web.

  • Medidas para la detección de casos sospechosos

Es importante que dentro del local se puedan identificar los posibles casos de coronavirus. Algunas de las medidas que se han implementado para lograrlo son medir la temperatura corporal de todos los trabajadores y exhortarlos a reportarle a sus supervisores si empiezan a sentir algunos de los síntomas de la enfermedad.

¿Y si se sospecha que algún trabajador está infectado? Lo ideal es enviarlo a su casa y que permanezca aislado hasta que se recupere. Además, se debe desinfectar correctamente el espacio de trabajo del posible infectado y alentar al equipo que haya estado en contacto con él a quedarse en casa, monitorear su salud y, de ser posible, hacerse el examen para descartar que también tengan el virus.

En Efoodtrainer quisimos hacer un resumen de algunas de las medidas que han utilizados los restaurantes alrededor del mundo para poder funcionar durante la pandemia; sin embargo, este ha sido solo un abreboca.

El coronavirus es una enfermedad compleja y relativamente reciente, por lo que constantemente se están haciendo nuevas investigaciones y actualizando los protocolos de seguridad para los diferentes establecimientos.

Si buscas información mucho más detallada, te recomendamos visitar las páginas de las instituciones gubernamentales de tu país o consultar este enlace en el que la Organización Mundial de la Salud da recomendaciones generales para los negocios de comida.

0 Shares:
Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You May Also Like