¿A quién no le ha pasado que su perro le lanza una mirada tierna cuando hay comida cerca? Pues, ¡cuidado! Porque hay una serie de alimentos que jamás debes darle.

Los perros son los compañeros más fieles del mundo. Sin embargo, por mucho que ellos insistan, no debes cometer el error de alimentarlos con lo mismo que tú comes.

El sistema digestivo de los perros tiene características específicas que los hacen sensibles a ciertas sustancias, por eso es importante que cuides lo que tu peludo consume bajo tu supervisión y también cuando se queda solo en casa. 

Para evitar sustos y enfermedades, hoy te contaremos qué alimentos pueden afectar gravemente la salud de tu mascota.

¿Qué alimentos no pueden comer los perros?

Lácteos

Los perros no tienen en su organismo la enzima que permite descomponer la lactosa, por eso los lácteos pueden causarles problemas intestinales, gases y diarrea.

La única leche saludable para los perros es la que toman de su madre cuando son cachorritos. ¡Así que olvídate de darle leche, queso o helado!

Aguacate

Aunque a los humanos nos encanta este alimento, no es una buena opción para los perros porque tiene una toxina llamada persina que puede causarles desde malestar estomacal leve, hasta problemas gastrointestinales, moco y dificultad para respirar.

Cebolla, ajo, puerro, cebollín

Si tu perro consume estos alimentos de forma prolongada pueden causarle anemia, ya que tienen una sustancia llamada tiosulfato que acaba con los glóbulos rojos.

De estos alimentos el más tóxico es el ajo, entonces lo mejor es que elimines la comida condimentada de la dieta de tu perro.

Bebidas estimulantes

Todas las bebidas estimulantes como: café, alcohol, té, refrescos y bebidas energéticas están prohibidas para los perros porque pueden intoxicarlos e incluso causarles la muerte. ¡No se las des ni en broma!

Cuando tu mascota ingiere este tipo de sustancias puede presentar algunos de estos síntomas: dificultad para respirar, vómitos, diarrea, depresión del sistema nervioso, temblores y falta de coordinación.

Frutos secos

Nos referimos a las nueces, almendras, uvas pasas, maní, etc. Aunque los frutos secos ayudan a fortalecer el sistema inmune humano, son dañinos para el páncreas de los perros por su alto contenido de aceites y grasas.

Chocolate

El cacao tiene una sustancia que puede intoxicar a tu mascota y dañar su sistema nervioso, así que elimina cualquier tipo de chocolate (incluso el blanco) en su dieta.

Cuando los perros comen chocolate pueden presentar síntomas como: hiperactividad, vómitos, temblores, diarrea, sed excesiva y jadeos. Incluso, en los casos más graves pueden tener convulsiones, entrar en coma y morir.

Uvas

Este es uno de los alimentos más tóxicos para los perros, aunque no se tiene muy clara la razón.

Las sustancias químicas de la uva producen diferentes síntomas en los canes; pero en general suelen causar: vómitos, diarrea, deshidratación, debilidad, falta de apetito y hasta insuficiencia renal.

Dulces

En cantidades controladas no hay problema; pero, a largo plazo, el consumo excesivo de azúcar puede causarle a tu perro problemas dentales, obesidad, diabetes y pérdida de visión.

Hay edulcorantes como el xilitol que también puedes ser perjudiciales. Por eso, piénsalo dos veces antes de recompensar a tu mascota con una galleta común.

El corazón y las semillas de algunos frutas

Los humanos solemos desechar el corazón de frutas como la manzana, la cereza, el durazno o el albaricoque. Muchas veces, esas sobras se la comen los perros, sin saber que puede ser fatal para ellos.

Estas frutas contienen semillas que tienen cianuro, una sustancia tóxica para los perros y que puede causarles dificultad para respirar, hiperventilación, convulsiones y hasta un coma.

Huevos y carnes crudas

Al estar crudos, estos alimentos pueden tener bacterias muy comunes como la Salmonella o la Escherichia Coli que producen intoxicación.

Así que procura que tanto los huevos como la carne que le des a tu mascota estén bien cocidos, para reducir los riesgos de que se enferme.

Recuerda que cada raza de perro es diferente. Consulta con un veterinario cómo debe ser la alimentación de tu mascota para que viva saludable y feliz.

Snacks

Estos alimentos suelen tener demasiada sal y colorantes que le producen a tu perro mucha sed y ganas de orinar.

Además, si tu peludo ingiere una gran cantidad de sodio puede intoxicarse y experimentar vómito, diarrea, un aumento de su temperatura y hasta depresión.

Huesos pequeños

Siempre se habla de que a los perros les gusta morder huesos y la verdad es que esta práctica tiene muchos beneficios para ellos. Sin embargo, hay que prestar mucha atención a qué tipos de huesos se les dan, sobre todo si son cachorros.

Los huesos crudos pequeños son muy peligrosos porque pueden causar asfixia o quedarse atascados en la garganta o alguna otra parte del sistema digestivo. Si decides darle un hueso a tu perro, procura que sea grande y sin cocinar para que no tienda a astillarse.

¿Cómo evitar que tu perro coma alimentos prohibidos?

  • Lo primero es crearle hábitos de alimentación saludable. No le ofrezcas de lo que tú comes y sé constante con el plan de alimentación que te recomiende el veterinario.
  • Guarda los alimentos prohibidos en un lugar seguro. La idea es que sea un espacio al que tu mascota no pueda acceder.
  • Enséñale a tu mascota a no comer alimentos que encuentre en el piso y a escupirlos cuando se le pida.
  • Evita que otras personas le den de comida a tu perro sin tu supervisión.
  • Avísale a todos los miembros de la familia cuáles son los alimentos que no puede consumir y que no deben estar a su alcance.

Nota: si sabes que tu perro consumió algunos de los alimentos de la lista que te presentamos hoy, comunícate cuanto antes con el veterinario y facilítale toda la información posible para que pueda determinar el tratamiento adecuado para tu peludo compañero.

0 Shares:
1 comment
Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You May Also Like