Cuando pensamos en todo lo que obtenemos de los alimentos, la lista suele estar encabezada por palabras como: “proteínas”, “minerales”, “vitaminas”, “grasas”, “fibra”, “sabores”… Pero, ¿a alguien se le ocurriría incluir “enfermedades”?

La Organización Mundial de la Salud señala que los alimentos contaminados por bacterias, virus, parásitos o sustancias químicas nocivas pueden producir hasta 200 enfermedades, desde diarrea hasta cáncer.

Este es un problema que afecta tanto a países desarrollados como en vías de desarrollo. Por eso, hoy queremos contarte cuáles son algunas de las enfermedades comunes causadas por alimentos y cómo prevenirlas.

Hepatitis A

Este virus afecta directamente al hígado y se transmite a través de agua o alimentos como frutas, vegetales o mariscos contaminados con heces de personas infectadas.

La mayoría de las personas no llegan a experimentar síntomas, pero también hay quienes presentan fatiga, náuseas y vómitos repentinos, fiebre, dolor abdominal (en la parte superior derecha del estómago), heces pálidas, orina oscura e ictericia (color amarillento en la piel y la parte blanca del ojo).

Cómo prevenir la hepatitis A: vacunándose contra la hepatitis A, lavándose bien las manos después de ir al baño y antes de preparar o consumir alimentos.

Las enfermedades de transmisión alimentaria afectan a 1 de cada 10 habitantes y pueden ser mortales, sobre todo en menores de 5 años.

Fuente: OMS.

Toxoplasmosis

Es causada por un parásito muy común llamado toxoplasma gondi. Puede contraerse al consumir agua o alimentos insalubres, sobre todo frutas, vegetales y carne mal cocinada (res, cerdo o cordero).

Los síntomas de esta enfermedad suelen parecerse a los de la influenza, pero algunas de las personas infectadas no presentan signos.

Entre las consecuencias más graves de esta enfermedad están las afecciones neurológicas y la pérdida de visión. Estas suelen afectar a las personas que tienen el sistema inmune debilitado.

Cómo prevenir la toxoplasmosis: consumir carne solo cuando esté totalmente cocida, higienizar frutas y vegetales, lavarse bien las manos después de manipular carne cruda, limpiar con agua caliente y jabón los utensilios de cocina que hayan tenido contacto con ese tipo de carne.

Salmonellosis

Esta infección es causada por la bacteria Salmonella, presente en nuestro intestino y el de algunos animales.

La mayoría de las personas se contagian al consumir alimentos contaminados con heces, por ejemplo: carne cruda (pollo, res, pescados, mariscos), huevos crudos, verduras, frutas y germinados.

¿Pero cómo llega la bacteria a esos alimentos? Pues, las heces pueden contaminar la carne durante el proceso en el que matan a los animales. En el caso de los huevos, si bien están protegidos por su cascarón, hay gallinas infectadas que los producen con salmonella antes de que este se forme.

Y en el caso de las frutas y verduras pueden contaminarse con el agua que se utiliza para su riego, su lavado o incluso en nuestra propia cocina si llegan a tener contacto con los jugos la carne cruda infectada.

Los síntomas más comunes de esta enfermedad son diarrea, fiebre, dolor de cabeza y cólicos estomacales. Si hablamos de quiénes son la población más vulnerable y que puede enfermarse de gravedad, serían los adultos mayores, las personas con el sistema inmune debilitado y los niños.

Cómo prevenir la salmonelosis: lavarse las manos antes de preparar y consumir alimentos. Cocinar bien los huevos y las carnes. Evitar preparaciones que se consuman con huevos crudos o poco cocidos, por ejemplo: crema pastelera y mayonesa casera (lo ideal es usar estos productos pasteurizados o, si es posible, prepararlos con huevo cocido). Limpiar bien los utensilios y las partes de la cocina que tengan contacto con carne cruda.

Bonus: Enfermedades diarreicas

Son causadas por virus, bacterias o parásitos que afecta el sistema digestivo. Así que algunas de las enfermedades que ya mencionamos entran en este grupo.

Entre los patógenos más comunes están la bacteria Escherichia coli y el rotavirus. Seguidos de la Campylobacter, la Shigella y la Salmonella.

Como su nombre lo indica, el síntoma principal de las enfermedades diarreicas es la diarrea. Esta se caracteriza por heces líquidas o muy blandas, cólicos, flatulencias y urgencia por ir al baño con frecuencia.

La forma más común de contagio es a través de agua o alimentos contaminados con heces fecales. Aunque también podemos enfermarnos si nos tocamos la boca con las manos sucias o tenemos contacto oral con objetos contaminados.

Cómo prevenir enfermedades diarreicas: mantener una buena higiene personal. Lavarse las manos con agua y jabón después de ir al baño, antes de comer o preparar alimentos. Evitar consumir agua y alimentos contaminados.

Como ves, las enfermedades trasmitidas por alimentos tienen características tan parecidas que puede ser difícil diferenciarlas. Generalmente, los síntomas pasan en pocos días y por eso las personas no llegan a hacerse un examen de laboratorio para saber qué originó la infección.

Lo más importante es saber que existen estas enfermedades y que se pueden prevenir con acciones sencillas. Desde EFOODTRAINER promovemos la enseñanza de las medidas de higiene y la correcta manipulación de los alimentos en todos los espacios posibles: hogares, escuelas, empresas, restaurantes…

Aún hay quienes subestiman estos temas porque piensan que son importantes solo para los trabajadores de sector gastronómico o que son problemas que escapan de sus manos y que deben ser resueltos por los gobiernos y las instituciones.

Pero, la verdad, es que estos son temas de salud pública en los que todos tenemos una cuota de responsabilidad. Si queremos velar por nuestra salud y la de quienes nos rodean, debemos tomar consciencia de la calidad y la inocuidad de lo que comemos.

0 Shares:
Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You May Also Like