A veces nos encontramos en casa con los amigos, ataca el hambre y no sabemos qué plato hacer que sea rápido, sencillo y sabroso. ¿Te ha pasado? ¡En esos casos los dips nos salvan la vida! Para que siempre tengas nuevos aperitivos para compartir, hoy te traemos 3 dips caseros irresistibles y muy fáciles de preparar.

Cuando se trata de comida para picar, las cremas para untar son una opción muy práctica. ¿Por qué? Son fáciles de hacer y por lo general tienen pocos ingredientes. Además, se pueden comer frío, van bien con diferentes acompañantes y lo mejor de todo es que tus invitados podrán servírselas ellos mismas sin necesidad de usar cubiertos.

A continuación, las recetas que harán que quedes como un buen anfitrión y que tus invitados no quieran separarse de la mesa. Claro, también te servirán si un día llega una visita inesperada a tu casa y no tienes qué ofrecerle o si te invitan a algún lugar y no quieres llegar con las manos vacías.

1. Dip de queso crema y cebollín

Foto: PINTEREST

El queso crema es el ingrediente estrella de muchos de los dips caseros: va bien con las hierbas, los vegetales, el pollo y hasta con el atún. En esta ocasión, te presentamos una opción súper fácil con salsa de soya. Te adelantamos que la combinación de sus ingredientes es fuerte, pero deliciosa…  

Ingredientes:

  • 1 envase de queso crema de la marca de tu preferencia
  • 1 cebollín (verdeo) o 1 cebollino (ciboulette) mediano
  • Salsa de soya
  • Semillas de ajonjolí o sésamo (opcional)

Preparación:

  • Lava el cebollín y pícalo finamente.
  • Toma un plato hondo y pon un poco de la salsa de soya con algunos trozos de cebollín.
  • Luego, pon encima el queso crema y decóralo con más soya, cebollín y las semillas.
  • Reserva el dip en la nevera hasta que llegue el momento de servirlo.

Lo ideal es que cuando las personas prueben este dip, tomen un poco de los 3 ingredientes para disfrutar en un solo bocado de todo el sabor de este aperitivo.

Nuestro acompañante favorito para este dip es el pan tostadito, aunque también va bien con galletas saladas.

Tip 1: puedes sustituir la salsa de soya por salsa inglesa. Si no te gustan ninguna de estas salsas, puedes usar la misma receta y condimentar el queso solo con un poco de sal y pimienta. ¡Todo depende de tu gusto!

Tip 2: si quieres que el queso tenga una textura más suave, remuévelo un poco antes de servirlo en el plato con la soya y el cebollín.

2. Guacamole

Este dip de origen mexicano es famoso en todo el mundo, incluso en los Estados Unidos es el snack más consumido por el público del Super Bowl.

Existen diferentes recetas de guacamole, unas más tradicionales que otras. Hoy te compartiremos una muy parecida a la auténtica.

Ingredientes:

  • 1 cebolla amarilla picada en cubos muy pequeños
  • ½ taza de hojas de cilantro frescas picadas finamente
  • 2 cucharaditas de sal
  • 4 aguacates pequeños o medianos maduros
  • 2 cucharadas de jugo de lima
  • Tomate picadito en cubos pequeños (opcional)
  • 1 diente de ajo (opcional)
  • 1 chile serrano (si en tu país no se da este tipo de chile, puedes usar pimentón o morrón verde)

Preparación:

  • En un mortero, machaca la cebolla, una parte del cilantro, la sal y el chile hasta formar una pasta. (Si elegiste usar los ingredientes opcionales, también tritúralos en este paso).
  • Corta los aguacates por la mitad, retírales la semilla y sácales la pulpa con ayuda de una cuchara. Coloca la pulpa en un tazón.
  • En ese mismo tazón añade la pasta que hiciste al inicio, el jugo de lima y el cilantro restante.
  • Mezcla todos los ingredientes hasta tener una crema grumosa. La apariencia irregular es clásica en el guacamole, así que no te preocupes porque quede demasiado uniforme.
  • Finalmente, verifica si le hace falta un poco más de sal o jugo de lima.
  • Sirve el dip con el acompañante que más te guste.

En México el guacamole se suele comer como una salsa o una guarnición extra y por lo general se acompaña con nachos o tortillas.  ¿A ti cómo te provoca?

Tip 1: es importante servir el guacamole recién hecho para evitar que aguacate se oxide y cambie su color verde por uno marrón oscuro, no tan agradable a la vista.

Tip 2:  si no tienes mortero, puedes procesar todos los ingredientes en una licuadora, pero considera que el dip te quedará más parecido a una crema o una salsa.

3. Dip de berenjena

Foto: WWW.DONTWORRYBEHEALTHYBLOG.BLOGSPOT.COM

Si buscamos en Google preparaciones con berenjena, la lista es bastante larga. Este es un vegetal sabroso y, sobre todo, versátil: se puede hacer asado, gratinado, al vapor, a la vinagreta, empanizado, frito e incluso usarlo como sustituto de la pasta en recetas de canelones o lasañas.

La berenjena también queda muy bien en dips. Por eso, no podíamos dejar de compartirte un dip casero que sabe riquísimo con chips de pan pita.

Ingredientes:

  • 1 kilo (2 libras) de berenjenas sin pelar
  • ¼ de taza de jugo de limón
  • 2 cucharadas de aceite de oliva extra virgen
  • ¼ de taza de perejil picado finamente
  • 1 cucharadita de sal
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cucharadita de comino molido

Preparación:

  • Tuesta cada una de las berenjenas por todos sus lados. Puedes realizar este procedimiento en una sartén, en el horno o poniéndolas directamente en el fuego de la estufa.
  • Una vez que las berenjenas estén totalmente quemadas por fuera y suaves por dentro, pícalas por la mitad, sácales la pulpa con ayuda de una cuchara y ponla en una licuadora o procesador de alimentos.
  • Agrega el resto de los ingredientes (menos el perejil) y mezcla hasta que todo esté integrado.
  • Sirve el dip en un tazón pequeño y rocíalo con un poco de perejil.

Recuerda que puedes jugar con la textura de tu dip. Si quieres que quede más cremoso, usa más berenjenas. En cambio, si te gusta una mezcla más liquida, añade aceite de oliva extra.

Tips: para que el dip de berenjena tenga un sabor árabe puedes añadirle 4 cucharadas de tahini (una pasta hecha con semillas de sésamo molidas).

¿Con qué acompañar tus dips?

Como te comentamos al inicio de este blog, lo maravilloso de los dips es que puedes acompañarlos a tu gusto. Estos son algunos de los acompañantes más usados:

  • Pan pita
  • Galletas saladas
  • Pan tostado
  • Papas fritas
  • Nachos
  • Crudités: verduras crudas cortadas en bastones. Por ejemplo: pepino, zanahoria, apio, calabacín, pimentón.

Anímate a probarlos todos hasta hallar cuál es el acompañante favorito para cada dip.

¿Qué te parecieron estos dips caseros? ¿Viste que son muy fáciles de preparar?

En EFOODTRAINER nos encantaría saber con cuáles dips te gusta sorprender a tus invitados. Si tienes una receta irresistible, compártela con nosotros en los comentarios.

¿Te encanta todo lo relacionado con la gastronomía? Te invitamos a leer:

0 Shares:
Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You May Also Like