La atención al cliente es una de las principales razones por las que las personas eligen confiar en una marca o dejarla de lado para siempre. Si hablamos de negocios de comida, la clave es prestar un servicio excelente que se quede en la mente de los comensales. ¿Te interesa este tema? Entonces, no te pierdas este blog en el que te contaremos 3 acciones para mejorar el servicio de atención al cliente en restaurantes.

Antes de comenzar, repasemos qué es exactamente el servicio al cliente.

¿Qué es el servicio de atención al cliente?

Es el servicio que agrupa todos los procesos que realiza una empresa para satisfacer las necesidades del cliente antes, durante y después de hacer una compra.

Si trasladamos este concepto al universo “restaurantes”, podríamos decir que la necesidad del cliente es comer, aunque esa sería una respuesta un poco básica.

Yendo más allá y pensando en las condiciones en las que a la persona le gustaría cubrir esa necesidad, quizás sería más acertado decir que el cliente quiere comer algo apetitoso, en un lugar cómodo y agradable donde le brinden un buen trato.

Recordemos que actualmente las personas tienen la facilidad de tomar su teléfono, pedir un servicio de delivery y disfrutar de su plato favorito sin poner un pie fuera de su casa. En cambio, los clientes que van a un restaurante están esperando algo más que comida: buscan vivir una (buena) experiencia.

Por eso, si una persona recibe un mal servicio en un restaurante, lo más seguro es que se queje y se vaya sin ganas de regresar. Es un hecho que nadie olvida una mala atención.

Ahora que refrescamos qué es el servicio de atención al cliente y por qué es tan importante para los negocios, pasemos a hablar de las acciones que ayudan a optimizarlo.

¿Cómo optimizar el servicio de atención al cliente en restaurantes?

1. Evaluar el servicio de atención al cliente actual

Lo primero que debes hacer antes de empezar a implementar cambios en tu atención al cliente es estudiar cómo es el servicio actual. Para ello, puedes hacer el ejercicio de ponerte en el lugar de los clientes y también en el de los empleados.

Por ejemplo, haz una lista de todo lo que hacen tus clientes desde que entran al restaurante hasta que se marchan. No subestimes ningún detalle o proceso. Cada situación, por sencilla que parezca, puede ser útil para detectar qué se puede hacer mejor.

Aparte, anota los pasos que siguen tus empleados para prestar su servicio. Recuerda poner especial atención a las prácticas de los trabajadores que tienen contacto directo con los clientes.

Al hacer este ejercicio, trata de ser lo más objetivo posible. Observa cómo funciona tu servicio actual y registra los procesos como son y no como te gustaría que fueran. Ya llegará el momento de hacer ajustes.

Evaluar las características de tu servicio de atención al cliente te ayudará a identificar fallas y a crear un plan para optimizar los procesos.

Una vez que comprendas las fases que conforman tu servicio al cliente, ¡pon manos a la obra y busca oportunidades de mejora!

Si no conoces sobre algún tema, asesórate y obtén herramientas que te permitan facilitar las labores de tu personal, reducir los tiempos de espera, prevenir errores y cubrir –y hasta superar– las expectativas de tus clientes.

2. Entrenar y motivar al personal

Una de las grandes claves para mejorar el servicio en un restaurante es formar a todos los empleados, desde la persona que recibe a los clientes en la puerta, hasta el gerente, pasando por los mesoneros, los cajeros y el equipo de limpieza.

En los hombros de los empleados que tienen mayor contacto con los clientes recae la responsabilidad de dar una buena impresión.

Lo ideal es que cada trabajador esté capacitado para brindar un servicio respetuoso y amable, acorde a su función y al estilo del restaurante.

Por ejemplo, un mesonero entrenado en atención al cliente sobresale porque sabe mantener una actitud positiva, detectar las necesidades del cliente, brindar sugerencias oportunas, resolver problemas y dar discursos de venta efectivos.

3. Cuidar la apariencia de las diferentes áreas del restaurante

Un error frecuente es pensar que el servicio al cliente se resume al trato que se les brinda a los comensales. Si bien este es uno de los aspectos más importantes, no es el único.

Un buen servicio al cliente es aquel que hace que la persona se sienta satisfecha en todas las etapas de consumo.

En este sentido, es fundamental que los espacios del negocio estén impecables y cuenten con todo lo que el cliente pudiera llegar a necesitar.

Antes de equipar y decorar un área del restaurante, asegúrate de definir cuál será su función y qué cosas debería haber en cada espacio para que el cliente se sienta 100% a gusto.

Sobre todo, presta atención a la presentación de las mesas, las barras, los utensilios, los baños y las áreas comunes como las zonas de recreación y los salones de espera.

Cada cliente es un mundo y por eso debes cuidar todos los detalles. Al momento de evaluar la experiencia en tu restaurante no faltará quien se concentren en la calidad de tu comida, ni tampoco quien haga comentarios sobre la decoración de las paredes o la higiene de los baños.

¿Ya ejecutaste estas acciones para mejorar tu servicio al cliente?

¡Entonces es hora de poner a prueba tu restaurante!

Si tu meta es mantener un excelente servicio al cliente, cada cierto tiempo debes implementar estrategias que te permitan saber qué piensan las personas sobre tu negocio y medir su grado de satisfacción.  

A continuación, te dejamos algunas ideas:

  • Pídele a los meseros que les pregunten a los clientes qué les ha parecido la comida y el servicio. ¿Cuándo es el mejor momento para realizar esta consulta? Luego de que los comensales terminen sus platos o cuando estén por retirarse del restaurante.
  • Invita a tus clientes a dejar reseñas online en Google, TripAdvisor o las redes sociales que tengas activas. Para eso, puedes colocar avisos con esta información en las mesas, en el menú, en las paredes del restaurante o en tu página web.
  • Pásales una encuesta a los clientes al momento de entregarles la cuenta. Te recomendamos ser breve y directo. Haz preguntas sencillas, por ejemplo: “¿Qué tal le pareció el servicio?” y “¿Qué sugerencia nos daría para mejorar nuestro servicio?”. También puedes aprovechar este medio para preguntarle al cliente cómo conoció tu restaurante y si desea darte su correo electrónico para que le envíes información sobre novedades y promociones.

¿Qué te parecieron estos consejos para mejorar la atención al cliente en restaurantes? Sin duda, cuando se trata de servicio, vale la pena recordar una frase famosa de Walt Disney que dice: “Hagas lo que hagas, hazlo tan bien como para que vuelvan y además traigan a sus amigos”.

0 Shares:
Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You May Also Like